Falsas amistades

Publicado en por La cacatúa carmesí

Amigos. Todos tenemos al menos uno. Forman parte de nuestra vida, de lo que somos como personas y dicen mucho de nosotros. Son los que nos escuchan, los que nos apoyan y están siempre: en los buenos y malos momentos.
¿Pero cómo saber si esa persona que dice ser tu amigo, de verdad lo es? Pues bien, lo descubriras poco a poco. Nadie tiene pegado en la frente un cartel que dice: soy un buen amigo. No. Esa persona te irá demostrando si realmente lo es o no. Algunos creen, que tener muchos amigos te hace una persona más sociable; pero yo personalmente, considero que a veces es mejor tener un solo amigo, pero que sea un amigo verdadero y que nunca me traicione.
Aquí les dejo algunas historias de personas que resultaron ser falsas amistades.

<< Durante todo un año, compartí con una chica una gran amistad. Éramos inseparables, estábamos todo el día juntas, en cada recreo, en cada trabajo que había que hacer, absolutamente en todo. Nos llevábamos bien, aunque como todos, teníamos nuestras peleas, pero no durábamos mucho peleadas. Yo confiaba en ella, le confiaba mis secretos, mis problemas y todo lo que cruzaba por mi mente. Yo era su confidente. Ambas pasábamos mucho tiempo hablando sobre nuestras cosas. En fin, siempre creí que ella era una verdadera amiga. Pero a partir de un momento comenzaron a aparecer algunas actitudes en ellas que me molestaron. Primeramente, surgió en ella una especie de espíritu competitivo contra mí. Constantemente estaba comparando sus notas con las mías, tratando de superarme en todo lo que hacía. Y naturalmente eso me molestó. Pero a pesar de eso, nuestra relación continuó. Después ocasionalmente, me trataba mal, aunque luego se disculpaba. Y finalmente, y lo que más me molestó y me lastimó profundamente, fue que al otro año, que también continuamos juntas en la misma clase, me dejó de lado totalmente por juntarse con otra chica. Esa otra chica no era una buena persona. Y no lo digo porque estuviera celosa, sino porque realmente no lo era. Como lo ví venir, mi amiga y esa chica tuvieron muchos altercados, llegando incluso a traicionarse una a la otra. Se hirieron fuertemente y rompieron su amistad. En ese entonces, yo me había alejado completamente de mi amiga, ya que me había cambiado por algo que yo consideraba peor. Y tras verse defraudada por la chica que creyó su amiga, recurrió a mí. Yo, a pesar de la tristeza que sentía, y de sentirme usada, la escuché y la aconsejé lo mejor que pude. No voy a ser hipócrita, no la traté como antes, aunque hubiera querido, mi orgullo no me lo permitía. Yo me sentía traicionada. Pasó un tiempo, y mi ex amiga trató de rehacer nuestra relación, pero algo sucedió que lo cambió todo. La otra chica y ella se reconciliaron y volvieron a ser amigas como antes. Y yo, quedé nuevamente abandonada por la que alguna vez creí ser mi amiga. >>


<< En la clase en la que me encuentro, existen dos grupos bien notorios. Por un lado, se encuentran algunos chicos y chicas que siempre están juntos. Son chicos que se divierten en clase hablando y a la vez trabajando, como cualquier adolescente. Son muy amigos entre sí, se apoyan mutuamente. Y por otro, está el grupo de unas pocas chicas que se encuentran algo aisladas de los demás. Son buenas chicas, pero en fin, algo extrañas. Yo formo parte del primer grupo, y al principio del año, una chica del segundo grupo era  mi amiga, o al menos yo creía eso. Lo que sucedió fue que esta chica, en muchas ocasiones me hablaba en tonos desagradables, decía ordinarieses que yo consideraba bastante fuera de lugar. Eso empezó a molestarme, y se lo dije. Ella prometió cambiar. Lo que continuó, fue que ella me contaba sus cosas, y yo la escuchaba, pero cuando me tocaba el turno de hablar a mí, y de contarle mis cosas, ella me decía como que no le interesaban. Mis otras amigas del grupo al que yo pertenecía, me advirtieron que ella no era una buena amiga, pero yo confiaba en que era un comportamiento momentáneo. Pero no fue así. Ella continuó teniendo esas actitudes, hasta que, la última gota que colmó el vaso, fue en una ocasión en que por una broma que otras personas le gastaron, y ella creyó que fui yo, me agarró del cuello. Según ella me explicó luego, lo hizo bromeando, pero en lo que respecta a mí, no lo fue. Me desagradan las personas que "juegan de mano", y como yo no tengo ese comportamiento con mis amigos, me gusta que ellos tampoco lo tengan conmigo. Tras ese altercado, nuestra amistad se rompió. Fue entonces cuando ella pasó a formar parte del segundo grupo. La cuestión, es que desde ese momento, ella comenzó a hablar mal de mis amigos y de mí. Pero lo que más me sorprendió, no fue eso, sino que una chica de su mismo grupo, a la que ella consideraba su amiga, venía y nos contaba las cosas desagradables que decía de nosotros. Y no siendo poco, nos decía que le pegáramos, entre otras cosas. Por supuesto que no hicimos nada de eso, ya que vimos la intensión que esta otra chica tenía. Pero me di cuenta, que mi ex amiga estaba confiando en una persona que la estaba traicionando, y que hacía cosas en su contra y a sus espaldas. Ambas fueron falsas amigas. >>

Ahora, mis amigos, en estos relatos hemos visto, cuatro casos de falsas amistades. En cada ejemplo, la situación fue distinta, pero las personas pudieron darse cuenta de quiénes no eran sus verdaderos amigos. La conclusión, es que debemos tener cuidado de las personas con las que nos juntamos, porque muchas veces, creyendo que son fiables, nos traicionan y salimos heridos. Lo que quiero decir, no es que no hay que confiar en nadie por miedo a salir traicionado. No. Lo que digo, es que hay que elegir cuidadosamente a quienes van a compartir con nosotros cada momento. Y hay que aprender a valorar a los verdaderos amigos, que siempre están para lo que necesitemos. Y pensar que a uno no le gusta que lo traicionen, por lo que no hay que traicionar a quienes confian en nosotros.
Si tienen historias de personas que los han traicionado, pueden dejar un comentario contándonos su experiencia al igual que su propia opinión acerca del tema.

Etiquetado en Para pensar...

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
M
La novela se llama El disfraz de una mentira...
Responder
M
Hola! me ha gustado mucho!! Yo viví algo similar y decidí escribir una novela con ese tema tan doloroso, que mutó mi alma para siempre... Les dejo el link, por si les interesa!! abrazos desde Paraguay!! https://www.createspace.com/6839289
Responder
A
sinceramente no se como puede haber gente asi pues yo ya estoy bastante escarmentado en ese asunto mi papa siempre decia que los amigos son traicioneros y que nunca podemos fiarnos de ellos y es
cierto aquellos que dicen que son amigos hay que tenerlos muy en cuenta y al pendiente porque la mayoria son unos hipocritas y bueno habra gente honesta pero muy poca la verdad pero de lo que no
nos podemos llevar es de las apariencias porque muchas veces los que parecen tan buenos y educados y muy atentos son los mas traidores saludos a todos
Responder
B
cuando eres pobre y no tienes donde caerte muerto los amigos desaparecen o nunca llegan pero cuando eres importante y tienes mucho dinero te lamen hasta el culo
Responder
A
hola yo quiero opinar una cosa y es que hace algun tiempo deje de hablar con una amiga porque vi que ella siempre me decia que andaba muy ocupada y que apenas tenia tiempo para nada etc.y bueno y
es que siempre me decia que a ver cuando quedabamos para vernos,tomarnos un cafe,etc.y llegue a la conclusion de que ella pues como que pasaba de mi mucho y decidi darla de lado pues me di cuenta
de que no era amiga porque casi nunca me llamaba ni me visitaba.....en fin me sucedio a un caso parecido a uno de los comentarios del principio y bueno pues a veces es mejor darse cuenta que no
darse porque para tener amigos asi mejor no tenerlos
Responder